¿Es necesario usar un filtro en mis lentes?

Antes de dar respuesta a la interrogante que nos plantea el título de este artículo es necesario repasar al menos los tres tipos de filtros más utilizados:

 

  • Los filtros UV (ultravioleta) son los más comunes puesto que su principal función es la proteger la lente. Con un filtro enroscado en el lente logramos evitar golpes accidentales, así como lo resguardamos de salpicaduras y polvo que afecten directamente al cristal del lente. Es más fácil y menos arriesgado limpiar un filtro. Su utilización no debe afectar a la imagen que captemos, aunque los de menor calidad suelen restar algo de nitidez y luz, si bien es verdad que suele ser de forma casi o levemente imperceptible en la mayoría de las ocasiones.
  • Los filtros polarizadores sirven para evitar los reflejos desagradables, en el agua, cristales y produce colores muy reales y saturados, debido a que polarizan la luz que entra en la lente. Para fotografiar cielos también es muy útil. Existen dos tipos, los lineales y los circulares, que son los más adecuados para la fotografía digital y los lentes con enfoque automático. Aunque su uso es muy específico y nos servirá para situaciones muy concretas, además de que son más caros.
  • Por último los filtros de densidad neutra (ND) logran disminuir la luz que llega a través del lente al sensor de la cámara debido a su tonalidad grisácea. Suelen reducir la profundidad de campo y su uso es aún más específico si cabe, aunque los resultados son sorprendentes.

 

Ahora todos coincidiremos que la respuesta a la interrogante planteada es afirmativa, pues definitivamente debemos utilizar al menos un filtro UV en nuestros lentes para para darle la protección necesaria. El precio de un filtro de calidad aceptable será siempre muy inferior al del lente que protege.

Despejada la primer pregunta, es el momento de hacerse otra. ¿Cuál de los tres tipos de filtro debo utilizar?

Sin duda alguna, la respuesta a esta segunda pregunta es: depende. ¿Y de qué depende? De lo que queramos lograr.

En la fotografía analógica los filtros resultan indispensables para lograr efectos que de otra forma serían muy complicados o casi imposibles. Con la fotografía digital se ha logrado limitar la necesidad de comprar una diversidad de filtros, ya que con el software de edición fotográfica podemos lograr resultados que antes costaban tiempo y paciencia en el laboratorio.

 

¿Necesito varios filtros para cada lente que poseo?

¡Afortunadamente no! Los anillos ajustadores permiten utilizar un mismo filtro en lentes de diferente diámetro, ahorrándonos una buena cantidad de dinero en filtros.

Hay dos tipos de anillos, step up rings que nos permiten utilizar filtros de mayor diámetro que nuestro lente y step down rings que nos permiten utilizar filtros de menor diámetro que nuestro lente.

 

Dos consideraciones finales

La primera consideración es que la fotografía no es una ciencia exacta, es un arte, por lo que los conocimientos adquiridos por el fotógrafo y los resultados de su experimentación determinarán los filtros a utilizar en cada fotografía.

Para terminar, así como el factor determinante para producir un buen vino es una buena uva, el factor determinante para producir una buena fotografía es una buena toma. Los programas de edición son una gran ayuda, pero aun no hacen milagros.

Accesorios fotográficosEquipo fotograficoFotografía